Boletín N° 1 – 2016 – Terminan las vacaciones. Que no le dejen problemas de salud

Durante las vacaciones es habitual trasnochar, dormir hasta tarde, alterar los horarios de las comidas y comer de más, para restablecer los ritmos normales tras finalizar el período de descanso y volver a la rutina con energía, tenga en cuenta estas sencillas recomendaciones: 
Beba agua en abundancia, especialmente si estuvo expuesto a climas intensos o consumió alcohol durante el receso. Sentirse más cansado de lo normal es una de las primeras sospechas de presentar deshidratación leve.
Si empieza el año con unos kilos de más, propóngase recuperar su peso normal, pero hágalo sin estresarse y fijándose objetivos a mediano plazo. El regreso al trabajo no es el mejor momento para iniciar una dieta de adelgazamiento, es fundamental mantener una alimentación saludable que proporcione la energía suficiente para afrontar de nuevo las actividades cotidianas. Recuerde que debe ejercitarse, es uno de los primeros pasos para perder el peso extra que ganó en los días de ocio.

Duerma bien cada noche, hacerlo ayuda a evitar la fatiga. Así mismo, tenga precaución con el consumo de café, cenas copiosas, alcohol y energizantes, éstos pueden dificultar la conciliación del sueño.

Desayune siempre. Omitir esta comida altera el metabolismo y provoca falta de concentración, decaimiento físico y mental. El desayuno es la comida más importante del día, nutre nuestro organismo tras el ayuno nocturno.

Generalmente durante las vacaciones se consumen porciones más grandes de alimentos, por lo que es importante retomar el tamaño adecuado; al principio puede sentirse un poco insatisfecho, pero después, superará esa sensación.

Reorganice los horarios alimenticios y coma entre tres y cinco veces al día: desayuno, media mañana, almuerzo, onces y cena. Comer poco, pero con frecuencia, no sólo facilita la absorción de nutrientes, sino que estimula el metabolismo y favorece la sensación de saciedad, evitando que lleguemos a las comidas importantes con mucha hambre.

Evite las grasas saturadas. Incluya en su alimentación productos frescos, legumbres, cereales, pescado, fruta, verdura y aceite de oliva, sus ácidos grasos ayudan a regular el colesterol.

Fuente: SafetyWorkla.

Boletín N° 1 – 2016 – Terminan las vacaciones. Que no le dejen problemas de salud.

About the author: Medina y Rivera