Boletín N° 21 – 2015 – ¿Por qué es difícil dormir cuando estamos emocionados?

boletin_N22_nov_30_2015
Cuando estamos echados en la cama, cansados mas no somnolientos, a veces imaginamos cuán agotados estaremos al día siguiente si no conciliamos el sueño. Nuestro propio insomnio empieza a dominar a nuestra mente y entre más nos concentramos en ello, más se acelera el proceso mental y sentimos menos sueño.
El estrés, la preocupación y la emoción también fomentan la producción de adrenalina e hidrocortisona, una hormona y un esteroide naturales del cuerpo que nos mantienen aún más despiertos.

CAUSAS DEL INSOMNIO

Los hábitos de sueño que aprendimos de niños pueden afectar nuestros comportamientos de sueño como adultos. Cuando repetimos estos comportamientos durante muchos años, se convierten en hábitos.

Los malos hábitos del sueño o del estilo de vida que pueden causar insomnio o empeorarlo son:

Acostarse a una hora diferente cada noche
Hacer siestas diurnas
Baja calidad del ambiente para dormir, como demasiada luz o demasiado ruido
Pasar demasiado tiempo en la cama mientras se está despierto
Trabajar turnos al caer de la tarde o de noche
No hacer suficiente ejercicio
Ver televisión, utilizar la computadora o el teléfono inteligente en la cama
El uso de algunos medicamentos y fármacos puede también afectar el sueño:
Alcohol u otros fármacos
Tabaquismo excesivo
Consumo excesivo de cafeína, especialmente en las últimas horas del día
Acostumbrarse al uso de ciertos tipos de medicamentos para dormir
Algunos medicamentos para el resfriado y píldoras para adelgazar
Otros medicamentos, hierbas, o suplementos prescritos por su médico o de venta libre

¿Cómo se trata el insomnio?

Lo primero es identificar las causas que lo provocan. Hay medidas generales que se pueden aplicar a todos los pacientes con insomnio. Ellas son las llamadas reglas del buen dormir que incluyen:
Medidas generales
Reducir el tiempo en cama (si Ud. se despertó y no puede volver a dormirse, levántese, no se quede en la cama).
Evite las siestas, el tabaco, el alcohol y el café.
Evite los ejercicios intensos cerca de la hora de acostarse.
Evite la actividad intelectual dos horas antes de acostarse.
Si Ud. no puede conciliar el sueño levántese y cambie de lugar. Solo vuelva a la cama cuando tenga sueño.
Evite comidas abundantes por la noche.

Fuente: T/BBC Focus, Medlineplus

Boletín N° 22 – 2015 – ¿Por qué es difícil dormir cuando estamos emocionados?

About the author: Medina y Rivera