Boletín N° 8 – 2015 – PRUDENCIA Y SENTIDO COMÚN

Obviamente, el método más eficaz para defenderte de un posible robo es evitar que éste nunca ocurra. Aunque en ocasiones ser víctima de un asalto únicamente depende del azar, con seguir una serie de recomendaciones básicas de seguridad se pueden reducir espectacularmente las probabilidades de que ocurra. Algunas de estas medidas preventivas son:
Evita llevar joyas, relojes y objetos valiosos a la vista. Son sinónimos de un poder adquisitivo alto y suponen un auténtico cebo para los criminales
Nunca saques dinero en cajeros automáticos que se encuentren en zonas solitarias o poco iluminadas.
Evita en la medida de lo posible las vías poco transitadas, especialmente de noche. Si no tienes más remedio que atravesarlas, procura hacerlo siempre en grupo e intentar permanecer cerca de vías de circulación: la presencia de coches puede ser disuasoria para quién intente asaltarte.

También evita caminar pegado a los muros: pueden ser utilizados como obstáculo para impedir tu huida.
No te adentres por zonas conflictivas o conocidas por su peligrosidad si no es absolutamente imprescindible. Si viajas a lugares que no conoces, infórmate previamente de las condiciones de seguridad de la localidad o barrio. En casa evita abrir a personas desconocidas, especialmente si estás sólo.

Si se presenta un técnico de luz, agua, gas…exígele siempre mostrar la identificación.

FUENTE: CLAUDIA BARRIOS
PROFESIONAL SOCIAL MYR.

Descargar Boletín N° 8 – 2015 – PRUDENCIA Y SENTIDO COMÚN

About the author: Medina y Rivera