Semana Eco-Eficiente

Cinco días y un reto: ser lo más eco-eficiente posible.

Una semana en la que el objetivo es usar la menor cantidad de plástico, reciclar al máximo y ahorrar agua y energía.

Todo con pequeños gestos en las rutinas diarias. Veremos el resultado.

lunes: de camino al trabajo, tres nuevos elementos en el bolso: una taza, una cuchara y una bolsa de tela plegable. Voy a suprimir los vasitos de plástico del café y las cucharillas. La bolsa ecológica la llevaré siempre en el bolso porque el objetivo en estos cinco días será suprimir al máximo las bolsas del plástico. Veremos si es posible.

Estreno una nueva ruta al trabajo. Voy en metro. En una ciudad como Madrid, la inversión para una semana es de 9 euros en un bono de 10 viajes. Eficiente. Tardo en llegar a la oficina unos quince minutos más que en mi vehículo. Asumible y ecológico.

Martes: a mediodía apago la pantalla del ordenador y cuando salgo de la oficina les recuerdo a mis compañeros que apaguen su equipo. “¿Y eso?” preguntan extrañados. “Un salvapantallas en una noche gasta lo mismo que imprimir 800 páginas y eso es muy poco ecológico. Me marcho. En casa he instalado una regleta a la que he enchufado la televisión, el video y el equipo de música. Todos los instrumentos en stand-by consumen energía. De hecho, una tele encendida 3 horas consume 240w y durante las horas de espera 315w. Llevo dos días acordándome de apagar el interruptor de la regleta cuando salgo. Eso es todo un éxito.

Miércoles: descubro que tiro las botellas de agua vacías a la papelera. Las recojo y las llevo al contenedor de reciclaje de plásticos de la oficina. Repaso los cubos con cuidado porque, sí, tengo que reconocer que, aunque existe mucha información sobre reciclado, no sé si le he prestado la suficiente atención. Un ciudadano español genera aproximadamente 600 kilos de residuos al año. El reciclaje merece la pena, ¿verdad? Me propongo tener especial cuidado y fijarme en poner cada elemento por separado en su cubo de reciclaje: residuos orgánicos, papel/cartón y plástico y envases. La verdad, todo un ejercicio de atención.

Jueves: hoy será el día en que imprima lo menos posible. Salvo una presentación (que imprimo a doble cara) lo consigo. No ha sido fácil pero hoy cuando voy a imprimir freno y me lo pienso. Hay más avances, en esta semana he usado la bolsa de tela en dos ocasiones = dos bolsas de plástico menos.

About the author: Medina y Rivera